Nosotros tratamos siguiendo estos principios:

La propia persona enferma es la única que puede curarse. Nosotros los médicos sólo podemos ofrecer aquí una ayuda más o menos eficaz.

El paciente es el primero y último en decidir las terapias a aplicar. Nosotros nos limitamos a hacer propuestas, asesorar, recomendar y luego somos los responsables de la mejor realización posible.

Nuestros pacientes tienen con nosotros en todo momento derecho a una información completa y sólida, así como a un cuidado con cariño y que tiene en cuenta su personalidad.

No tenemos derecho a causar daños a los pacientes, tampoco mediante la terapia so pretexto de que el efecto deseado tiene efectos secundarios indeseados.

Es por tal razón que nuestro tratamiento es suave y obedece a la demanda de la mejor calidad de vida posible.

Es por tal razón que proporcionamos al organismo enfermo con nuestro complejo programa integral de orientación naturista, todo el apoyo en sus esfuerzos por curarse él mismo:

  • Desintoxicación
  • Depuración
  • Relajación
  • Saneamiento intestinal
  • Riego sanguíneo
  • Inmunoestimulación
  • Alimentación energética

Por esta razón ayudamos al cuerpo concienzudamente a deshacerse de los carcinomas

  • por medio de intervenciones quirúrgicas respetuosas, no mutilantes,
  • por medio de sobrecalentamiento tolerable de órganos, zonas del organismo o del organismo en su totalidad,
  • por medio del ataque medicamentoso a los mecanismos de crecimiento del tejido canceroso sin deterioro de las células sanas.