Así es como entendemos el cáncer:

El cáncer no es, como parece, el tumor maligno diagnosticado y sus metástasis. El cáncer no es la alteración de los órganos afectados ni tampoco la proliferación de células defectuosas, sino que:
el cáncer es una enfermedad de la persona en su totalidad.

*

El cáncer revela una desarmonía destructiva entre el cuerpo, la mente y el alma, a menudo intercalada en una disonancia de peligro letal del afectado con su entorno.

*

El cáncer no tiene por qué ser una sentencia de muerte. Es posible superarlo si proporcionamos al enfermo la posibilidad de recuperar la armonía perdida.



Clínica Marinus am Stein